AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

VCL

Cristo en el libro de 2 de Reyes

todayjunio 11, 2024 26

Fondo
share close
AD

Michael Bell nuevamente con ustedes con el reto de VCL, un versículo Cristológico por libro. Donde estamos examinando que Jesús es el centro, el tema principal, el protagonista, de hecho, de cada uno de los sesenta y seis libros de la Biblia, incluyendo el libro de 2 Reyes. Vamos a explorar un poco 2 Reyes 23:25 que dice:

 No hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él nació otro igual.

Este versículo habla del niño rey llamado Josías. Él de muy joven, de apenas ocho años cuando recibe el trono de Judá. Él quiso servir al Señor a pesar de haber nacido en una época muy oscura, una época muy rebelde contra Dios. Y su deseo era servir al Señor, pero no tenía las Escrituras.

Para ese tiempo, todavía estaba en pie el templo que había construido Salomón. Y después de 18 años, cuando ya tenía como 26 años de edad, él decide restaurar el templo. Este templo está decaído, vamos a hacer unas mejoras, vamos a restaurar este lugar. Y en eso, descubren de una manera sobrenatural los cinco libros de la ley de Moisés, porque no sabían dónde estaban las Escrituras.

Gracias a la presencia de los escribas, quienes saben leer esos rollos, estos se leen en la presencia del rey. Y por primera vez en la vida, Josías ve las demandas, las leyes, las expectativas de Dios y rasga sus vestidos. Empieza a llorar porque él se da cuenta que andan muy mal como pueblo, ante un Dios santo.

Y lo que hace Josías es tumbar los ídolos, quitar todo, toda actividad demoníaca, idolátrica del templo. Porque había ídolos de hecho, dentro del mismo templo, estaban en la santa ciudad, Jerusalén, pero en todo los alrededores había lugares altos, donde se practicaba todo tipo de espiritismo y demonismo, idolatría, inclusive quemaban a los mismos hijos en sacrificio a los dioses ajenos.

Entonces él limpia todo, tumba todo, quema todo, mata a todo aquel que participa en este tipo de actividades. Él quiere que Jehová sea el único Dios en esta tierra, en la tierra donde él es el rey, para que no haya rival alguno. También él proclama que van a observar la Pascua y lo hacen en gran manera, mejor que cualquier otro rey antes de él. Porque él quiere observar de la mejor manera la Pascua, que se había descuidado desde los tiempos, quizás de Moisés. Y él dedica su corazón, su alma, sus fuerzas al Señor.

Ahora yo considero que Josías es una figura que prefigura a Jesús. Es un tipo de Cristo que nos anuncia cómo va a ser el Cristo. Quiero mencionar varios detalles que soportan mi afirmación:

Primero, la juventud de este rey declara que el Mesías sería joven y de hecho, llamamos a Jesús el cordero de Dios. No la oveja de Dios, no el carnero de Dios, el cordero de Dios por su juventud. Ahora no niego que Jesús llegó a su plena estatura y que era maduro. Pero no era viejo, Él se entrega en su mejor momento, en el apogeo de sus fuerzas, como el sacrificio agradable al Señor. Josías También fue muy joven. De hecho, él muere a los treinta y nueve años de edad.

Y nos asombra de Josías, es que, aunque siendo tan joven, fuese tan sabio. Y lo mismo nos impresiona de Jesús, pues cuando apenas tenía doce años de edad, llega al templo y asombra a los rabinos de Jerusalén con la madurez, con las enseñanzas, con la sabiduría que ya tiene a esa temprana edad.  Solo nos queda reflexionar y preguntar ¿Por qué tanta sabiduría reposa en una persona tan joven?

Otra cosa que indica hacia Jesús en la vida de Josías es su dedicación al Señor. No conozco otra figura en toda la Biblia que ha sido descrita de esta forma, que amaba a Dios con todo su corazón, con toda su alma, con todas sus fuerzas. Esto es lo máximo. Esto es lo que Jesús respondió cuando le preguntaron cuál era la ley más importante de todas. ÉL dijo esto, que Dios sea el Dios de mi mente, el Dios de mi corazón, el Dios de mi cuerpo.

Que no exista ningún rival, y Josías tumba a todo rival, todo ídolo. Y esto es lo que Jesús hace en nuestras vidas. Él nos muestra cosas y nos dice: cuidado el ego puede ser un ídolo. Cuidado, el dinero puede ser unido. Cuidado, otro ser humano puede ser un ídolo. Cuidado, y él tumba ídolos para que Dios exista como el Dios único y verdadero, sin rival en nuestras vidas.

Otro punto que podemos ver es que Josías toma como prioridad la observancia de la Pascua. Ahora, ¿cómo puede la Pascua indicar a Jesús? Bueno, porque la Pascua tiene que ver nada más, ni nada menos que con Jesús. Acordémonos que la Pascua se observa por primera vez en el Éxodo, cuando el pueblo de Dios está siendo liberado de la esclavitud del Egipto. Ellos sacrifican un cordero y con la sangre viene la salvación, viene el perdón de Dios.

Entonces, Jesús es la Pascua de los Judíos, porque él es el cumplimiento de esa Pascua. En la última cena, vemos que Jesús está repartiendo el pan y el vino, porque el mismo está observando la Pascua. Pero al día siguiente, él será ese cordero, el cumplirá la figura del pan, la figura de la copa en su propia muerte.

Ahora, si Jesús está en cada página de la Biblia, si es la estrella el protagonista de cada libro no debería serlo también en cada página de nuestras vidas.

AD

Escrito por Michael Bell

Valóralo

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


AD
AD
0%