Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Artículo

Roles y nada más

todayfebrero 10, 2024 7

Fondo
share close

¿Por qué la mujer no puede enseñar a hombres (culto público) y mucho menos, pretender oficios restringidos por el NT a ellos (pastorado)? ¿Por qué es necesario que la mujer esté subordinada al varón y por ende, al liderazgo masculino en la iglesia? ¿Por qué la tendencia femenina tiende a la subversión? La respuesta que da Pablo no tiene que ver con la cultura, sino, con una cuestión de naturaleza, de allí el uso intencionado de “mujer”, “hombre” y “Eva” y Adán”. Y el texto es claro en este asunto: “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.” (1 Tim. 2:12-14).

Dejando a un lado la sabiduría femenina de las mujeres maduras en el Señor (Tito 2:3-4), la espiritualidad femenina mal entendida puede ser no sólo autodestructiva, sino también, dañina para la iglesia. En términos generales las mujeres dan la apariencia de ser más espirituales que los hombres, sin embargo, en muchos casos esta espiritualidad no tiene nada que ver con la espiritualidad bíblica, sino más bien, con los sentimientos y la intuición que son la antesala del autoengaño, la subversión y las divisiones.

Interesante es el siguiente comentario de Débora Pearl en su libro “Creadas para ser Ayuda Idónea”; así añade: casi todos los espiritistas pasados y actuales, han sido mujeres; las mujeres son las que leen la palma de la mano, la bola de cristal, las cartas y adivinan la suerte. Los aquelarres de brujas son encabezadas por mujeres. La mayoría de los médiums son mujeres como la adivina de Endor en el caso del rey Saúl. Cuando Jesús contó la parábola de Mateo 13:33, la ilustró hablando de una mujer que introdujo la corrupción. En el libro de Apocalipsis, es una mujer llamada Jezabel la que engaña a la iglesia. Así, las mujeres han sido directa o indirectamente las responsables del origen de la mayoría de las sectas derivadas del cristianismo.

¿Cuál es el punto? Los roles que Dios estableció en su palabra son coherentes con la naturaleza que Dios impartió tanto al hombre como la mujer. Peca el hombre que no toma el lugar que Dios le dio, pero también, peca la mujer cuando toma el rol del hombre olvidando el propósito original de su diseño que es ser ayuda idónea.

Escrito por Joel Torres

Rate it

Publicaciones similares

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


0%