Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

Un llamado a los pecadores

todaymarzo 5, 2022 106

Fondo
share close

Lectura: Lucas 5:27-32 (LBLA)

Después de esto, Jesús salió y se fijó en un recaudador de impuestos llamado Leví, sentado en la oficina de los tributos, y le dijo: Sígueme. Y él, dejándolo todo, se levantó y le seguía. Y Leví le ofreció un gran banquete en su casa; y había un grupo grande de recaudadores de impuestos y de otros que estaban sentados a la mesa con ellos. Y los fariseos y sus escribas se quejaban a los discípulos de Jesús, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con los recaudadores de impuestos y con los pecadores? Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento. www.lbla.com.

En este pasaje de Lucas vemos dos sucesos que están unidos, no solo porque uno es consecuencia del otro, sino también porque lo que aprendemos a través de este texto es precisamente como concluye el mismo.

Mateo: un publicano, un cobrador de impuestos, entre los más rechazados, un traidor a su propia gente. Y el Maestro lo llama, y lo deja todo, y lo sigue.

Una cena: Mateo quiere compartir el gozo de recibir el llamado de Jesús con aquellos que lo conocen. Él invita a su casa a otros recaudadores de impuestos. Y jesús cena con ellos, y les anuncia el Reino de Dios, que trae gracia.

Los críticos: Los fariseos y escribas se escandalizan. ¡Este Jesús no puede venir de Dios! Se junta con pecadores, con lo peor!

La mejor respuesta: Jesús les dice entonces: Yo llamé a Mateo, porque he venido a llamar a aquellos que están dispuestos a reconocer su necesidad de mí. He venido a llamar a los enfermos, no a los sanos.

La autosuficiencia de los fariseos les impide reconocer su condición de pecadores, y a Jesús, como el que vino a traer remedio a nuestro mal mayor. ¡Reciben el perdón aquellos que reconocen su culpa, no importa cuán grande esta sea!

PARA PENSAR: ¿Somos conscientes de estas dos realidades? Nuestro pecado es grande, pero Nuestro Salvador, su amor y su gracia, son mayores.

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

Escrito por Sebastian Winkler

Rate it

0%