Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

Un enemigo que Acecha

todayseptiembre 27, 2022 8

Fondo
share close

Así que humíllense delante de Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes.

 Santiago 4:7-8

La vida cristiana no es un camino de rosas y algodones, Jesús dijo que era un camino angosto y difícil de transitar. Imagínalo como un camino muy muy delgado con el filo de una montaña a un lado y al otro un profundo precipicio. Sabes que mientras te mantengas pegado a la montaña sobrevivirás, pero hay algo en el precipicio que te atrae hacia él ¿aterrador verdad? Bueno, la verdad es que aveces se ve peor que eso.

Si has abrazado la fe, notarás que hay una tensión permanente entre lo que debemos hacer según Dios y lo que queremos hacer según nosotros. Es una lucha intensa entre los deseos de la carne y del Espíritu, pero hay un elemento que no debemos ignorar, el diablo, el enemigo de nuestras almas está continuamente trabajando para pararse en nuestras debilidades y arrojarnos al precipicio de la perdición. No es que él sea el responsable directo, al fin y al cabo es nuestro pecado, pero se aprovecha de nuestras debilidades para torcer nuestro andar.

Si nosotros no corremos al Señor con humildad, reconociendo que no podemos seguir en este camino por nuestras fuerzas, pronto nos veremos vencidos por esa aterradora realidad. El diablo es un enemigo más poderoso que nosotros, pero no más poderoso que Dios. Es cierto que no podemos librar una guerra cuerpo a cuerpo contra todo su arsenal, pero si podemos soportar y resistir anclados a la Palabra de Verdad y a todas las promesas del Señor para nosotros.

Seríamos necios si dormimos en medio de una guerra, pero más aún si en nuestra soberbia no acudimos al único que puede librarnos, en humillación y reconocimiento de que él es nuestro protector y nuestro guardador.

Al Señor sea la Gloria.

Jacobis Aldana (95)

Pastor y plantador de iglesias en Santa Marta, Colombia, es Licenciado en Artes y Estudios Teológicos del Miami International Seminary (MINTS). Sirve como Director Editorial de Soldados de Jesucristo y como director de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega. Jacobis además es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano. Está casado con Keila y es padre De Santiago y Jacobo.

Escrito por Jacobis Aldana

Rate it

Artículo anterior

Meditaciones

Un Propósito Divino para el Trabajo

 “El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad.” Efesios 4:28 La epístola a los efesios fue escrita por el apóstol Pablo, y en los primeros ,tres capítulos parece dar a sus destinatarios verdades muy importantes sobre la obra de Dios al escoger desde antes de la fundación […]

todayseptiembre 27, 2022 50


0%