AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

La Esperanza no es lo ultimo que se pierde

todaynoviembre 4, 2022 354

Fondo
share close
AD

Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos.

Hechos 27:20

La gente suele decir muy a menudo: «la esperanza es lo último que se pierde» pero ¿qué hacer cuando incluso la hemos perdido?

Este relato es quizás uno de los más dramáticos del libro de los Hechos. De todos los tormentos por los que el apóstol Pablo había atravesado, este fue uno de los más agonizantes. Abandonados en el mar y golpeados por una fuerte tormenta parecía haber pocas posibilidades de salir librados; tanto que hasta Lucas, quien es el autor de la narración, y que había sorteado junto a Pablo otras adversidaades, confiesa que la esperanza se había perdido.

En muchas ocasiones nosotros también enfrentamos situaciones en las que parece que todas las posibilidades humanas se han reducido a cero. Hemos agotado todas nuestras fuerzas y nuestros brazos ya desmayan; sin embargo, contrario a los que perecen sin esperanza, los que confían en el Dios Todopoderoso, tienen un ancla mucho más fuerte a la cual aferrarse: la fe inquebrantable en todas sus promesas.

Es increíble como Pablo pudo mantener la calma en medio de semejante adversidad, al punto que instó a todos los de la embarcación (no pocos, por cierto) a comer y cobrar ánimo; ¿la razón? Pablo confiaba en el Dios al que servía, el cuál, había hablado con él en la noche diciendo que ni siquiera un pelo de la cabeza de los que estaban con él perecerían. ¡Oh; que confianza!?Tenemos nosotros también toda la Palabra de Dios la cual nos recuerda constantemente el poder de Dios y su compromiso de guardarnos y preservarnos hasta el final, haciendo incluso que las más terribles aflicciones obren para nuestro bien.

Nuestra confianza en Dios, no es como la esperanza de los hombres; oh no. Es mucho más firme, mucho más grande. Que podamos nosotros también exclamar: aunque esta mi carne sea desecha, mis ojos verán a Dios.

Jacobis Aldana (175)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Valóralo

AD
AD
0%