Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Aerobicos del Alma

¿Quiénes son los verdaderos héroes?

todaynoviembre 26, 2022 9

Fondo
share close

En una celda, vigilado por guardias romanos, yace un hombre cansado, agotado por el rigor de los viajes, las persecuciones y las luchas. Su mirada apacible y su semblante sereno reflejan paz. Esa paz irracional, esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Nadie podría imaginar que ese hombre a punto de ser ejecutado es un héroe.
Los verdaderos héroes no parecen serlo. Sin embargo, después de más de dos mil años su nombre aparece en las páginas de la historia. Ese hombre es Saulo de Tarso. Él es Pablo, el apóstol de Jesucristo. Él es Pablo el hombre que Dios usó poderosamente para que el evangelio se extendiera a muchos lugares. Un hombre que aprendió el verdadero significado de la palabra contentamiento.

La vida de Pablo no fue muy diferente de la de muchos niños de nuestra época. Nació en una familia con buena posición económica, en un ambiente intelectual. Tarso de Cilicia era centro de la cultura y saber griegos. Su familia era judía, de la tribu de Benjamín. Tuvo la mejor educación de su tiempo.

Pero había un problema en la vida de Pablo. Él tenía religión, pero no tenía una relación personal con Jesucristo. Fue necesario un encuentro con el Cristo resucitado para que este hombre ordinario, común, fuera transformado por el poder de un Dios extraordinario.

Pablo, al igual que muchos, vivía una vida de derrota. Conocimiento y aprendizaje sin sabiduría de Dios conducen a la soberbia. Y la Biblia dice que Dios mira de lejos a los soberbios, a los altivos. No obstante, cuando nos humillamos bajo la poderosa mano de Dios Él nos levanta.

Humildad es la virtud que consiste en conocer nuestras propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. Jesús dice: “Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma” (Mateo 11:29).

A Saulo de Tarso, que luego llegaría a ser el gran apóstol Pablo, aun le faltaba mucho por aprender en la cátedra de la humildad. A Pablo le sucedía igual que a muchos religiosos de nuestro tiempo: quieren alcanzar el favor de Dios por medio de ritos y sacrificios. Pero Jesucristo nos recuerda una vez más que es únicamente a través de Él que se puede llegar a Dios. Él es el camino, la verdad y la vida.

Dice la historia bíblica que Pablo perseguía a los cristianos. Cuando Esteban, el primer mártir de la iglesia, fue apedreado hasta morir, el joven Pablo fue testigo y consentía en su asesinato.

¿Por qué estás en este mundo? ¿Cuál es el propósito de tu vida? Pablo había hecho sus propios planes. ¿Haces tú lo mismo? Muchas veces pensamos que nuestros planes son los mejores, que nadie los puede igualar. Pero Dios, que es un padre amoroso, cuida de sus hijos y tiene pensamientos mejores que los nuestros para nuestro futuro. Aunque en el tiempo presente no los entendamos, Dios siempre nos da lo mejor.

Permítame usar el presente histórico. Así como Dios tiene planes para Pablo desde el vientre de su madre, y los está ejecutando sin que él sepa, Dios también tiene planes para cada uno de nosotros. Pero necesitamos ser sensibles a su voz. Necesitamos un encuentro con Jesucristo. ¡Basta ya! Tu vida no puede seguir igual, necesitas encaminarte por una nueva ruta.

Arrepentimiento significa cambio de dirección. ¿Vas rumbo al infierno? Con Jesucristo puedes ir al cielo. ¿Vives en oscuridad? Jesucristo es la luz que ilumina tu vida. ¿Vives en la esclavitud de la mentira? Jesucristo es la verdad que nos hace libres.
Pablo tuvo un encuentro especial que cambió completamente su vida. Mientras iba camino a Damasco persiguiendo a los cristianos, tuvo un cara a cara con Jesús. “En el viaje sucedió que, al acercarse a Damasco, una luz del cielo relampagueó de repente a su alrededor. Él cayó al suelo y oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” (Hechos 9:3-4). Tú también necesitas un encuentro personal con Jesucristo.

El que persigue a los cristianos persigue a Jesucristo porque Él es la cabeza de la iglesia. “¿Quién eres, Señor?”, preguntó Pablo. Jesús le respondió: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues” (Hechos 9:5).

En ese encuentro con Jesús necesitas estar disponible, ponerte a las órdenes del comandante y jefe supremo. La Biblia nos muestra lo que Jesús le dijo a Pablo y la respuesta obediente del que llegaría a ser apóstol: “Levántate y entra en la ciudad, que allí se te dirá lo que tienes que hacer. Los hombres que viajaban con Saulo se detuvieron atónitos, porque oían la voz pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, pero cuando abrió los ojos no podía ver, así que lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco” (Hechos 9:6-8).

Pablo dejó atrás la religión y, desde ese encuentro camino a Damasco, comenzó a tener una relación con Jesucristo. La Biblia dice: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!” (2 Corintios 5:17).

Pablo, ahora en las manos de Jesucristo, llegó a ser un líder de Dios, un misionero que sorteó obstáculos para llevar el mensaje de esperanza a otros lugares. Un hombre que inició iglesias y capacitó líderes que tuvieran pasión por predicar a Jesucristo.

Hay muchos héroes a nuestro lado a los que no distinguimos. Son héroes que Dios está usando a nuestro favor. Son héroes que pasan desapercibidos. El mecánico cristiano que ora por ti mientras cambia el aceite de tu carro. La maestra, que sin altavoces y sin títulos en los periódicos, ora por tus hijos en silencio. La anciana que por las madrugadas se despierta para orar por tu familia o por tu iglesia.

O tal vez los héroes que Dios va a usar son esos niños que están cultivando una relación especial con Dios. Él los usará a ellos como usó a Moisés, a David, a Pablo. Dios puede usarte también a ti. ¿Estás dispuesto? Abre tu corazón, Jesucristo quiere tener un encuentro contigo. Él está buscando gente ordinaria, gente común, para hacer cosas extraordinarias.

 

Carlos Pulgarin (14)

Carlos Pulgarin es pastor y periodista. Dejó su natal Colombia hace más de 20 años y se radicó en Canadá, país en el que ha trabajado como plantador de iglesias con la Canadian Baptist Convention. En el 2012 inició el ministerio Zona Cero Baptist Ministries, una iglesia hispana plantada en Surrey, BC (Canadá), en la que se desempeñó como pastor por 10 años.
En la actualidad, vive en Red Deer, AB (Canadá). Mientras toma un tiempo sabático, se dedica a escribir y a entablar puentes con la comunidad.

El pastor Carlos escribe desde hace 15 años en el periódico hispano Sin Fronteras News, espacio que ha sido usado por Dios para tocar la vida de muchos lectores. Carlos está casado con la doctora Ana Esther Guerrero y es padre de Jacob (25 años) y Aarón (20 años). Toda la familia está sirviendo en el ministerio.

Escrito por Carlos Pulgarin

Rate it

Artículo anterior


Publicaciones similares


0%