Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

El mejor encuentro

todaymarzo 18, 2022 108

Fondo
share close

Lectura: Lucas 7:11-17 (LBLA)

Aconteció poco después que Jesús fue a una ciudad llamada Naín; y sus discípulos iban con Él acompañados por una gran multitud. Y cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, he aquí, sacaban fuera a un muerto, hijo único de su madre, y ella era viuda; y un grupo numeroso de la ciudad estaba con ella. Al verla, el Señor tuvo compasión de ella, y le dijo: No llores. Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y Jesús dijo: Joven, a ti te digo: ¡Levántate! El que había muerto se incorporó y comenzó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre. El temor se apoderó de todos, y glorificaban a Dios, diciendo: Un gran profeta ha surgido entre nosotros, y: Dios ha visitado a su pueblo. Y este dicho que se decía de Él, se divulgó por toda Judea y por toda la región circunvecina. www.lbla.com

Una mujer, que ya había perdido a su esposo, pierde también a su único hijo. Y cuando llevaban a su hijo, para ser sepultado, ella y todos los que la acompañaban se encuentran con Jesús.

Jesús, que trae vida: en este caso literalmente. ¿ No nos vemos nosotros reflejados en ese joven? ¿No fuimos nosotros rescatados de una muerte más profunda que la física?

Jesús, que tiene poder y autoridad: ¿Quién puede dar vida de esta manera sino el Hijo de Dios? Este milagro es una muestra más, en el Evangelio de Lucas, de la identidad divina del Hijo del Hombre. ¿Quién sino Dios mismo tiene el poder de vencer al pecado y la muerte?

Jesús, que muestra compasión: La mirada de Jesús fue una mirada compasiva hacia esa madre sufriente. La Biblia nos dice que esa es la mirada que Él tiene hacia nosotros, porque estamos perdidos y sin rumbo, como ovejas sin pastor.

Qué Jesús nos alcance y nos encuentre es, esencialmente, recibir vida. Eso es el Evangelio, que los perdidos tengamos rumbo, que los menospreciados tengamos valor, que los injustos seamos perdonados.

PARA PENSAR: Recordemos cada día que nuestra necesidad es Él.

 

 

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

Escrito por Sebastian Winkler

Rate it

0%