RSR ONLINE

La Misionera del Aire - NICARAGUA

Canción actual

Título

Artista


Un Reino para niños

Escrito por el 04/21/2022

Lectura: Lucas 10:21-24 (LBLA)

En aquella misma hora Él se regocijó mucho en el Espíritu Santo, y dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque ocultaste estas cosas a sabios y a inteligentes, y las revelaste a niños. Sí, Padre, porque así fue de tu agrado. Todas las cosas me han sido entregadas por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo sino el Padre, ni quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Y volviéndose hacia los discípulos, les dijo aparte: Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis; porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron. www.lbla.com

Al ver a sus discípulos anunciar el Reino de los Cielos Jesús se regocija.

Se regocija porque El Reino está disponible para todos… Para los humildes, los sencillos, los desplazados, los despreciados… que se saben de esa condición.

El Reino de Dios es para los que se animan a mirar a Jesús inocentemente, confiadamente, en dependencia y necesidad, sin malicia, como niños…

¿Qué impide que los fariseos reconozcan a Jesús como el Mesías de Dios?

Su orgullo les impide ser niños. El Reino de Dios no puede ser como Jesús dice. ¿Cómo el Mesías va a violar el sábado por ayudar a un enfermo?

¿Cómo pueden llegar a ser los publicanos y las prostitutas parte de ese Reino?

¡No! ¡Blasfemia! ¿Cómo este carpintero de Galilea osa trastocar lo establecido?

Ellos conocen mucho acerca de Dios, pero no a Dios mismo. Por eso no pueden ver lo que está delante de sus ojos.

En su orgullo, los fariseos pretenden que el Reino de Dios siga sus leyes, no las del Rey.

Lo que impide que podamos entrar al Reino de Dios es pensar que podemos hacerlo por nuestros propios medios. Pero en este precioso Reino aquellos que se reconocen indignos de ser parte, son invitados a entrar, por el Rey en persona.

 

PARA PENSAR: ¡Qué siempre miremos al Señor despojados de religiosidad! ¡Qué nunca dejemos de maravillarnos de su misericordia! ¿Se regocija tu corazón al ver la maravilla de la misericordia del Señor?

 

Sebastian Winkler (143)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Miembro de la Iglesia Evangélica Bautista de General Pinto, donde sirve como maestro de Estudios Bíblicos.

El es el autor del blog: engraciaysabiduria.com


Continuar leyendo