AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

La bendición del desierto

todayenero 6, 2023 68

Fondo
share close
AD
AD

Y luego el Espíritu le impulsó al desierto.

(Mr 1:12)

Usted puede escuchar desde muchos púlpitos hoy a personas hablando del desierto como un símbolo de la prueba y las dificultades de la vida cristiana, el problema es que generalmente es observado como un medio de victimización y no como parte del plan soberano de Dios.

Hay varias cosas que uno puede ver en este versículos en cuanto a Jesús y la obra del Espíritu Santo; sin embargo, lo más destacable es cómo el Espíritu dirige a Jesús al desierto, en un texto paralelo dice, que fue para ser tentado.

Pero ¿Cómo es esto posible? Uno de los propósitos del Espíritu Santo en la vida del creyente es llevarlo a santificación y en ocasiones eso va a implicar el tener que atravesar por situaciones que nosotros no deseamos en condiciones “humanamente normales”. Es parte de lo que llamamos la disciplina del Señor; así qué, desde esta perspectiva, no somos las víctimas que deben luchar solos en el desierto de las pruebas, sino los hijos amados de Dios, siendo enseñados por Dios y disciplinados por Dios.

Una de las razones por las que es precisamente al desierto donde Jesús es dirigido es porque allí su alma y su cuerpo serían afligidos. Su humanidad sería expuesta a total debilidad y es allí precisamente donde triunfa la obra del Señor, en la debilidad. La tentación fue vencida, Satanás fue derrotado.

El Señor trabaja de la misma manera en nosotros, conduciéndonos amorosamente a situaciones que no podemos manejar, aflicciones cuya cura están fuera de nuestro alcance, todo para que en nuestra incapacidad y debilidad podamos mirar al cielo y confiar en el que está obran con poder en nosotros.

El desierto de las aflicciones debe recordarnos entonces dos cosas hoy: (1) Es Dios quien nos lleva ahí  y (2) él está con nosotros y todo será para nuestro provecho.

Jacobis Aldana (174)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Valóralo

AD
AD
AD
AD
0%