AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

En Gracia y Sabiduría

“Pequeños pero grandes, en el Reino de Dios”

todaymarzo 22, 2022 333

Fondo
share close
AD

Lectura: Lucas 7:24-35 (LBLA)

Cuando los mensajeros de Juan se fueron, Jesús comenzó a hablar a las multitudes acerca de Juan: ¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? Mas, ¿qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido con ropas finas? Mirad, los que visten con esplendor y viven en deleites están en los palacios de los reyes. Pero, ¿qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os digo, y uno que es más que un profeta. Este es aquel de quien está escrito: «HE AQUí, YO ENVíO MI MENSAJERO DELANTE DE TU FAZ, QUIEN PREPARARá TU CAMINO DELANTE DE TI». Os digo que entre los nacidos de mujer, no hay nadie mayor que Juan; sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él. Cuando todo el pueblo y los recaudadores de impuestos le oyeron, reconocieron la justicia de Dios, siendo bautizados con el bautismo de Juan. Pero los fariseos y los intérpretes de la ley rechazaron los propósitos de Dios para con ellos, al no ser bautizados por Juan. ¿A qué, entonces, compararé los hombres de esta generación, y a qué son semejantes? Son semejantes a los muchachos que se sientan en la plaza y se llaman unos a otros, y dicen: «Os tocamos la flauta, y no bailasteis; entonamos endechas, y no llorasteis». Porque ha venido Juan el Bautista, que no come pan, ni bebe vino, y vosotros decís: «Tiene un demonio». Ha venido el Hijo del Hombre, que come y bebe, y decís: «Mirad, un hombre glotón y bebedor de vino, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores». Pero la sabiduría es justificada por todos sus hijos. www,lbla.com

¿Quién es este Juan al que algunos oyen, pero los otros no? No es un profeta más, es el que anuncia la llegada de la promesa de Dios a la Humanidad, el Salvador anunciado y prometido.

¿Qué hacemos con el anuncio de Juan? Nuestra respuesta a esa pregunta es la más vital de todas.

¿Nos perdemos en los detalles y cuestiones intrascendentes? Si Juan ayuna les molesta, pero si Jesús come también les molesta. ¿Qué es lo importante? ¿Las reglas? ¿Las tradiciones? ¿Las posiciones y privilegios?

No, los verdaderamente bienaventurados son los que forman parte del Reino de Dios, a los que se les ha permitido conocer quién es este Jesús, cuyo camino Juan ha preparado, llamando al arrepentimiento verdadero.

Estos pequeños, que reconocen y admiten su pequeñez, son más grandes que cualquier posición, tradición, o costumbre humana.

PARA PENSAR:  La pregunta es la misma, ¿qué hacemos con Jesús? ¿Seguiremos queriendo engrandecernos con nuestras mezquinas pequeñeces? ¿O miraremos a Aquel que es el Único suficiente? ¡Dios te bendiga!

Sebastian Winkler (213)

Sebastián Winkler. Discípulo de Jesús, esposo de Karina y papá de Julia y Emilia. Profesor de Lengua y Literatura. Estudia la diplomatura en Biblia y Teología en el Instituo de Expositores de Argentina. Sirve en la Iglesia Bíblica Lincoln; colabora en Soldados de Jesucristo y es el autor del blog: engraciaysabiduria.com

AD

Escrito por Sebastian Winkler

Valóralo

AD
AD
0%