Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Bosquejo

Sirviendo a Dios con Entrega Total

todayabril 20, 2023 409

Fondo
share close

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”.

Filipenses 2:12-13

Bosquejo

 I. Sirviendo a Dios con Integridad.

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia”

El apóstol Pablo en el contexto inmediato, compartió como el Señor Jesús se humillo sirviendo a los propósitos de Dios Padre hasta la muerte y muerte de Cruz. En esta sección de la carta, el apóstol hace un llamado a que la iglesia en Filipo siga el ejemplo de servicio del Señor. Este llamado lo vemos al usar la cláusula “Por Tanto”: ????.  adv. y conj. De tal modo que, que, a fin de que, para, con el propósito de, por tanto, así que, de modo que, por consiguiente.[1]

A. Sirviendo a Dios ante la autoridad eclesial.

Este tipo se servicio al Señor debe de ser integro. Pablo recuerda a la iglesia como ellos han servido con entrega ante la autoridad de la iglesia, los alaga porque han obedecido íntegramente siempre. La iglesia ya servía al Señor, mientras existía la supervisión del Apóstol, pero como ustedes saben esto puede cambiar al quedarnos solos.

B. Sirviendo a Dios ante la ausencia de la autoridad eclesial.

No es de extrañarnos el llamado que Pablo nos hace, vivimos en una condición caída, y a pesar de ser creyentes, podemos caer en servir al ojo. Dios espera que nuestro Servicio sea integro, que le sirvamos a él ante los ojos de los hombres, o fuera de la vista de los hombres. Al final, debemos de recordar que Dios siempre nos está mirando.

Aplicación: El ejemplo del Señor Jesús en la cruz nos liberó de la muerte y de la condenación eterna. Ese ejemplo debe de ser seguido en nuestras vidas cristianas, pero debe de ser integro y lo único que creo que pueda movernos en esa dirección es considerar amados el mismo sacrificio de nuestro Salvador, su entrega nos debería de mover en Gratitud a servirle con integridad en su obra.

II. Sirviendo a Dios con Excelencia.

“Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor”

En esa sección del pasaje, el apóstol con usando un verbo en imperativo introduce la palabra “Ocupaos” el verbo comunica mandamiento y podría traducirse como: Llevar a cabo, hacer, acabar, realizar algo con calidad, hacer algo hasta el fin, llevar a cabo algo total y meticulosamente. Todo apunta a la excelencia.

A. Sirviendo a Dios con calidad.

Como mencionamos, el verbo ocupar llama a servir a Dios, pero no de cualquier manera, debe de hacerse con calidad, con excelencia. Es posible hacer algo, ocuparse aun fuera de la supervisión de algún hermano, pero sin calidad. Esa es una equivocación al considerar que ese servicio se lo estamos haciendo a nuestro salvador, a nuestro Dios, al Rey del universo. Pablo usa el modo imperativo haciéndonos ver que es un mandato que espera que la iglesia tome con seriedad.

B. Sirviendo a Dios con reverencia.

Este ocuparse en nuestra salvación, o, dicho de otro modo, en nuestra vida cristiana rendida al servicio al Señor, se debe de hacer con excelencia, la calidad debe de estar siempre allí, pero además la reverencia. No podemos simple y sencillamente enfocarnos en el resultado exquisito del servicio, sin considerar que esa excelencia debe además a apuntar con la motivación, amor, deseo y compromiso con que hacemos la obra de Dios. Sea cual sea nuestro servicio debe de hacerse con Temor y Temblor, con reverencia.

Aplicación. Mucho he notado en la iglesia, por donde he podido viajar en el mundo, el concepto tan bajo que se tiene del servicio al Señor. ha oído usted alguna vez la escusa del grupo de alabanza que antes de comenzar dicen, no estamos preparados esta mañana, “Pero como es para el Señor”, ósea al Señor se le puede presentar cualquier cosa. Hemos desarrollado una visión tan baja del servicio a Dios, que se ve en las predicaciones, en la alabanza, en las enseñanzas, hasta en el que limpia el templo. Amados, no estamos sirviendo al hombre, estamos sirviendo a Dios, sirvamos con excelencia.

III. Sirviendo a Dios con Sumisión.

“Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”

Ahora el apóstol nos lleva a una de las áreas más importantes del Servicio, la sumisión a aquel que servimos. El concepto introducido acá, apunta a que no está en nosotros el decidir qué hago y que no para el Señor, él tiene sus medios para dirigir nuestro servicio, pero necesitamos someternos a Él.

A. Sirviendo a Dios quien espera un servicio sumiso.

Pablo nos deja ver en esta parte del pasaje que Dios produce en nosotros ese sentir de servicio, tanto el querer como el hacer proviene de Dios. Dios tiene sus medios para producir eso y todo funciona a nivel del Espíritu que ha depositado en nosotros. El produce en nuestro interior el servir, cuando oímos su Palabra, cuando oramos, cuando tenemos comunión con los otros, a través de la iglesia o cuando nos habla al corazón. Sin embargo, esa interacción divina con nosotros seria vacía, sin propósito o hasta peligrosa si nosotros no nos sometemos a sus deseos, por eso es que la sumisión en necesaria.

B. Sirviendo a Dios quien bendecirá nuestro servicio sumiso.

Por otro lado, la sumisión ante Dios siempre traerá bendición. El apóstol nos dice al final del pasaje, que ese deseo de querer y hacer es producto de su buena voluntad. En otras palabras, es lo mejor para el reino y además para nuestras vidas cristianas. Al someternos en amor a sus deseos en nuestras vidas y cumplir su voluntad, que es “Buena, Agradable y perfecta” seremos bendecidos por someternos a sus deseos más profundos.

Aplicación: Amados, todos tenemos ideas de como deberíamos de hacer o de responder en situaciones específicas. Sin embargo, Dios quien es el dueño de nuestras vidas sabe mejor como nosotros deberíamos de responder, como deberíamos de servirle en este mundo. Él tiene el cuidado de producir en nuestro espíritu el que y el cómo, por su voluntad perfecta, y es hasta que nos sometemos amados que podemos experimentar la bendición de Dios.

Recapitulación:

Hermanos amados, esta mañana hemos estado meditando sobre “Sirviendo a Dios con Entrega Total. Pablo había presentado el humilde pero además completo servicio de Jesús a los deseos del Padre, como un siervo de humillo hasta lo sumo, sufriendo muerte, pero muerte de Cruz. Ese ejemplo de servicio Total a Dios debería de ser parte de la vida cristiana. Vimos como ese servicio total a Dios debe de hacerse con INTEGRIDAD, EXCELENCIA Y SUMISION. Jesús nos compró con su sangre preciosa en la cruz, somos su pueblo, somos su iglesia, a medida que le servimos de este modo, terminamos experimentando las bendiciones de Dios, pues servirle así trae bendición.

Conclusión:

Hoy ante esta realidad, hay algunas cosas que deberíamos preguntarnos:

  1. ¿Estamos sirviendo al Señor en nuestro día a día?
  2. ¿Qué tipo de servicio estamos prestando al Señor? Recuerden él se merece lo mejor, la excelencia.
  3. Si analizamos hoy nuestras vidas y vemos malos resultados en nuestro caminar cristiano, ¿No será porque lo que estamos haciendo para el Señor es sin Integridad, sin Excelencia y sin Sumisión?

Dios quiere que le sirvamos en todas las áreas de la vida, está dispuesto a guiarnos por hacía su buena voluntad, pero es tiempo de servirle a Él con entrega total. El recibirá la Gloria y la Honra y nosotros los beneficios de la obediencia.

 

adv. adverbio

conj. conjunción

[1] Tuggy, A. E. (2003). En Lexico griego-español del Nuevo Testamento (p. 1037). Editorial Mundo Hispano.

Jaime Blandón Olivera (94)

Jaime Blandon es oriundo de Nicaragua, misionero plantador de iglesias. Casado con Jacqueline Guzman, con quien a procreado dos hijos: Jaimeline (9) James (8).
Actualmente se desempeña como Director de 516 Now Inc. Posee una licenciatura en Estudios Bíblicos del Rio Grande Bible Institute, MBA con énfasis en desarrollo de Proyectos del EUDE . Actualmente cursa un master en ministerios pastoral en el Midwestern Baptist Theological Seminary.

Es uno de los fundadores de Radio Stereo Resurrección.

Escrito por Jaime Blandón Olivera

Rate it

0%