AD
Dedications
Jorge Reyes Rabito - Un Pacto Con Dios Bendiciones, gracias por la programacion, es de bendicion. José Montero La Visión - Del grupo Para Su Gloria A mi querido hermano Jaime Blandón. Jacqueline Guzman Sovereign Grace Music & La IBI - El Dios Que Adoramos Un saludo a los hermanos de la Iglesia Bautista Resurrección de Palacaguina

Un día a la vez

No estamos solos en los valles de sombra y muerte

todayfebrero 10, 2023 130

Fondo
share close
AD

Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo.

Salmo 23:4

Algunos momentos o etapas de la vida pueden parecerse mucho a las primeras líneas de este pasaje: valles de sombra de muerte.

Podemos vernos rodeados de temor, miedo, incertidumbre y hasta vernos cerca de los linderos de la muerte, pero qué bueno es poder descansar en una esperanza inquebrantable.

David, el autor de este recordado salmo de la Biblia estaba siendo perseguido por el ejército completo de un rey que tenía un único objetivo; matarlo a como diera lugar.

Por varios años estuvo huyendo, metido en cuevas, caminando de noche y entre las sombras para no ser descubierto y en muchos de esos momentos David experimentó el profundo temor que rodea la muerte; pero es precisamente allí donde él pudo experimentar el cuidado y la protección De Dios.

Notemos que David no está pidiendo que Dios lo saque de los Valles de sombra y de muerte, él sabe que va a tener a atravesar por ellos, sin embargo, él podía hacerlo sin temor porque sabía que Dios estaba con él ¿pero de qué manera? ¿Acaso caminaba de manera literal como un soldado a su lado? ¿Qué era lo que le hacía estar tan seguro que Dios estaba con él? Sin duda las promesas de su Palabra.

David no podía ver a un hombre de carne y hueso caminando a su lado como su escudero protector, pero descansaba en todas las promesas de la palabra De Dios para los justos y en ella se regocijaba su alma.

Nosotros hoy tenemos mayores motivos para afirmar esta confianza. Dios se ha encarnado y ha habitado entre nosotros; Jesús es la presencia real De Dios que anduvo entre nosotros. Ese Dios ahora también está en nosotros por medio de su Espíritu y eso nos debe dar tremendo aliento. No solo tenemos las promesas de su PALABRA, lo tenemos a él si hemos creído por fe.

Otra forma en la que las palabras “tú estás conmigo” cobran sentido es en relación al hecho de que Dios conoce nuestras angustias y puede identificarse con ella. Parte del propósito de la encarnación de Jesús fue poder ser un sacerdote compasivo que, aunque fue tentado en todas las cosas que nosotros Él no pecó, Él llegó hasta el final. Él sabe cómo atravesar El Valle de sombra y de la muerte, él de hecho venció la muerte y esa es una garantía de compañía que nosotros tenemos ahora.

Caminamos al lado de alguien que ya conoce el camino y sabe cómo librarnos de toda especie de mal. Estemos confiados y sin temor.

Jacobis Aldana (175)

Está casado con Keila y es padre de Santiago y Jacobo. Jacobis sirve en el ministerio pastoral desde 2010. Es licenciado en Teología del Seminario Teológico de Miami (MINTS) y actualmente candidato a Maestría en Divinidades en Midwestern Baptist Theological Seminary. Ha servido como director editorial en Soldados de Jesucristo y es miembro fundador de la Red de iglesias Bíblicas del Caribe Colombiano y también trabaja como maestro-directivo de la fundación de Estudios Bíblicos Alfa y Omega.

AD

Escrito por Jacobis Aldana

Valóralo

AD
AD
0%